abbazia san galgano

Abadía de San Galgano

Había una vez una espada en la piedra , esta espada pertenecía a un joven caballero... y si crees que es el Rey Arturo entonces estás equivocado, de hecho para encontrar la espada en la piedra no necesitas ir en busca del legendario Camelot, basta con ir a la pequeña ermita de San Galgano, que es el escenario del paisaje de cuento de hadas del Val di Merse.

De hecho, aquí, en el siglo XII, el noble caballero Galgano Guidotti clavó su espada en la piedra, decidido a abandonar las armas y las comodidades de una existencia disoluta para abrazar la pobreza y la soledad de la vida de un ermitaño. Poco después de su muerte, Galgano fue canonizado y su cuerpo enterrado en este lugar donde, después de más de 800 años, aún es visible la espada clavada en la piedra, único milagro conocido de este santo. Pronto algunos cistercienses fundaron allí uno de los muchos monasterios que Europa vistió en este período, un indicio de la feliz expansión de esta orden.

Ermita

Este es el núcleo original del conjunto cisterciense: un pequeño edificio románico cuya inusual planta circular ha hecho que se le conozca también con el nombre de Rotonda . En el interior, además de los restos del santo, se guardan otros tesoros inesperados, se trata de los espléndidos frescos que Ambrogio Lorenzetti , el célebre pintor sienés del siglo XIV, pintó en la capilla cuadrada adosada al cuerpo circular.

Abadía

Difícilmente las palabras pueden transmitir la sublime belleza de este edificio en el que la naturaleza y el arte se interpenetran alcanzando una armonía absoluta, como pocas veces sucede.

Tras vivir una época de esplendor, en la que sirvió de centro espiritual y refugio de peregrinos y caminantes, el edificio, cada vez más abandonado por los monjes, sufrió un lento pero inexorable declive que condujo a la caída del techo. Lo que antes era un signo de decadencia hoy le da a este lugar un encanto que deja boquiabierto al visitante. Impregnado de un aura de misteriosa sacralidad, puede ocurrir que de repente te sientas pequeño ante esta abadía que fusiona elementos góticos con otros románicos.

Entre estos últimos se pueden admirar los hermosos capiteles esculpidos en los que se reproducen diversos motivos ornamentales, particularmente curioso el primero de la izquierda que domina el rostro de Ugolino di Maffeo, maestro jefe de talladores de piedra. Son sobre todo los rasgos del estilo gótico los que caracterizan la fisonomía de esta iglesia, convirtiéndola en uno de los ejemplos más destacados de la arquitectura gótica en Italia.

Potentes muros centenarios se destacan contra la bóveda celeste que ha sustituido a la arquitectónica, permitiendo que el aire, la luz penetren en todos los lugares y vivifiquen, especialmente al atardecer, efectos de maravillosa sugestión. Del mismo modo el suelo ha dejado paso al césped natural.

La espectacularidad de este lugar debió de encantar al director ruso Tarkovskij que quiso rodar la escena final de una de sus películas más intensamente espirituales: Nostalghia .

Web : www.sangalgano.info

Información en la agencia de turismo de Siena
Teléfono: 0577 280551

Cómo llegar

  • En el tren
    Desde la estación de tren de Siena, tome la línea de autobús FMF (Ferrovia Massa-Follonica) que lleva a San Galgano (sólo viaje a las 14:05 y regreso a Siena a las 17:15).
  • En avión
    El aeropuerto más cercano es Pisa, a 190 km.

Demostraciones